Ideas de Arquitectura

Blog de arquitectura de Sergio Ongarato

CODIGOS URBANOS DE CONSTRUCCION

La existencia y el cumplimiento de los Códigos de Planeamiento y de Edificación establecen igualdad de condiciones para quienes quieran invertir dentro de la ciudad, y reglas de juego claras para que, por ejemplo, quien construya su vivienda en una zona netamente residencial, tenga la tranquilidad que frente a su casa no van a instalar un local bailable que no lo deje dormir, o una industria contaminante que genere gases tóxicos.

Un Código de Planeamiento Urbano correcto, y bien implementado, es una herramienta eficaz para la promoción de inversiones dentro de la ciudad.

Así también, de estar desajustado respecto de la realidad, se puede transformar en un obstáculo insalvable al momento de querer realizar inversiones y un problema con el que los funcionarios y empleados municipales deben lidiar diariamente.

Por otra parte, estos códigos, especialmente el de planeamiento, son defendidos por sus autores como si fuesen parte de su propiedad, a veces con cierta soberbia y con un lenguaje técnico incomprensible a los oídos de ciudadano común.

Es común escuchar a inversores y a políticos hablar mal de los arquitectos e ingenieros que elaboraron reglamentos de construcción, que nada entienden de política ni de las necesidades reales de la gente, o a profesionales decir que los concejales son políticos improvisados, que no están capacitados porque no conocen la ciudad como ¨deberían¨.

La realidad no es ni una cosa ni otra: Una ciudad es una constante tensión entreaspectos técnicos (zonificación, redes de infraestructura, y viales) aspectos políticos(satisfacción de necesidades de la población que no responden a la planificación de esas redes de infraestructura o zonas en un plano de la ciudad)

Lo ideal, para lograr una ciudad que valga la pena ser vivida, es lograr un equilibrio entre estas tensiones.

Un buen Plan Estratégico, o un código de Planeamiento por lo general es producto de la elaboración técnica de las reglamentaciones y de la participación, entre otros, del ciudadano común, del comerciante, del inversor, del propietario de grandes terrenos adyacentes a la ciudad, en una forma ordenada, traducida en lenguaje no técnico, que permita la comprensión de lo que finalmente será la norma a cumplir.

Estos reglamentos y códigos no deben ser una norma estática, sino que deberían estar permanentemente monitoreados y actualizados tanto por equipos técnicos como por el estamento político de la ciudad.

La actualización de estas normas debería realizarse por medio de los mismos mecanismos por los que se crearon estos códigos y en un lapso no mayor a los tres años entre cada actualización, dependiendo del desarrollo de la ciudad.

Los lineamientos principales de este trabajo no deben estar librados totalmente al criterio técnico de los profesionales, sino marcado por las determinaciones políticas de quienes están gobernando, basándose en políticas de Estado a largo plazo, las que deberían ser consensuadas con toda la comunidad.

Una vez terminado el trabajo estrictamente técnico, debería ingresarse en una rueda de consultas con los distintos sectores de la comunidad, a fin de chequear la aceptación de las nuevas reglas de juego.

Esta consulta con la comunidad permite corregir los desajustes antes de la aparición de conflictos en la comunidad.

Y como una cuestión de forma, para darle mayor legitimidad a esta norma, la aprobación en el Concejo Deliberante debería ser por unanimidad, (como símbolo del consenso logrado), o al menos por mayoría especial.

Se suele cometer el error, de generar comisiones multitudinarias, ad honorem, que estudien y hagan las correcciones y actualizaciones de estas normas.

Esto equivaldría a querer modificar el Código Civil convocando a la participación del ciudadano común para elaborar esas correcciones. Lo más probable es que no se llegue nunca a terminar esa modificación.

La experiencia marca que estas comisiones no logran elaborar el producto que están buscando, por diversas razones: no hay quien las presida, las reuniones tienen cada vez distintos actores, que cuestionan lo actuado anteriormente, a veces con posturas que incomodan al resto, haciendo que decaiga la participación, y quede todo en manos de los que más trabajan, los que al elaborar todo el trabajo, no cuentan con la legitimidad necesaria para aprobar lo actuado por parte del Concejo Deliberante.

En otros casos se encomiendan estas reformas a profesionales de planta o a funcionarios con título habilitante, pero la actividad diaria no permite que estos puedan realizar el trabajo en los plazos requeridos. Por otra parte, por la función que ejercen estas personas, son cuestionados por distintos sectores de la comunidad con los que lógicamente tienen intereses encontrados.

COMO ELABORAR UN CODIGO DE PLANEAMIENTO:

La elaboración de un Código de Planeamiento en forma exitosa se debe a muchos factores, que no siempre coinciden en todas las ciudades.

Muchos intentos de municipalidades en hacer un código de Planeamiento o de Edificación termina en fracaso, aún cuando el Estado llega a tener el documento terminado, pero no pueden ponerlo en vigencia.

Esto sucede por varios factores: por oposición de los vecinos, por oposición de los profesionales nucleados en colegios profesionales, asociaciones de estos, por oposición dentro del Concejo Deliberante, que es el órgano que pone definitivamente la norma en vigencia.

Un modelo exitoso para poner en vigencia un código de planeamiento es contratar profesionales residentes en la ciudad, que van a aportar un punto de vista que puede ser tildado de subjetivo, pero que es la visión de la gente que vive en la ciudad; por otra parte es necesario contratar además a profesionales especializados que residan en otras ciudades, quienes aportarán una visión totalmente objetiva de la ciudad.

La mezcla de estas dos visiones permitirán lograr una norma lo más ajustada a la realidad local.

COMO REALIZAR UNAREFORMA AL CODIGO DE PLANEAMIENTO:

La forma más común de llegar a buen puerto con la elaboración de un código de planeamiento o las reformas del mismo, es contratar a profesionales especializados, o con experiencia probada en estas tareas.

Lógicamente los lineamientos políticos de este trabajo son impartidos por el gobierno local, bajo la dirección y control de los funcionarios que correspondan.

Quien o quienes sean contratados para este trabajo deberán:

  • Recopilar toda la información existente, de la cual gran parte la tiene la municipalidad, y otra está dentro de la comunidad: empresas, profesionales, concejales.
  • Detectar los problemas actuales.
  • Detectar las desviaciones de lo planificado originalmente, causas y razonabilidad de las mismas.
  • Ubicar y entrevistar actores sociales determinantes del desarrollo urbanístico local: cámaras, empresarios, ONGs, profesionales del área.
  • Proponer alternativas de soluciones a los problemas actuales.
  • Elevar esas propuestas a la municipalidad para su aprobación.

Hasta este punto, el trabajo duraría entre tres y cinco meses, dependiendo de la complejidad de las reformas a realizar, y de la necesidad de realizar estudios complementarios (topográficos o de ingeniería)

Una vez obtenida la aprobación por parte de autoridades del ejecutivo municipal, es importante lograr la legitimidad social del trabajo, mediante la discusión con distintos sectores de la comunidad, en reuniones separadas, para traducir a un idioma llano, no técnico, sobre las implicancias para la ciudad de las reglamentaciones que se piensan imponer.

En esta instancia es imprescindible el manejo político del trabajo, y si fueran necesarias modificaciones, la traducción de estos cuestionamientos políticos en propuestas técnicas.

Esta etapa del trabajo puede llegar a demorar más de seis meses, dependiendo de la situación política que se vaya dando.

La finalización de los trabajos no se cumple con la entrega del estudio técnico al departamento ejecutivo, sino con la gestión, y aprobación por parte del Concejo Deliberante.

24 abril, 2011 - Posted by | Planificación Urbana, Política | , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: